Siguiendo la corriente actual de Hollywood, Star Wars ha incrementado en sus últimas producciones el nivel de diversidad de la saga incluyendo más variedad racial, personajes LGBT y más mujeres en papeles protagonistas. Sin embargo, hay un elemento de las películas originales que al parecer incomoda a Disney a la hora de cumplir con sus estándares de corrección política.

En 1980, Boba Fett hizo su primera aparición en el cine en el Episodio V, El Imperio contraataca. Aunque el personaje apenas tenía unos minutos en pantalla, su apariencia resultó tan interesante para George Lucas y llamó tanto la atención de los fans que lo convirtió en una de sus fuertes a la hora de promocionar el filme. El cazarrecompensas se volvió un icono, y con él, su nave “Slave I”, un nombre que literalmente se traduce como “Esclava Uno”.

Pero en una conversación con Jedi News, el director de diseño de la colección de Lego Star Wars, Jens Kronvold Frederiksen, y el jefe de diseño, Michael Lee Stockwell, han confirmado que Disney no quiere que la nave sea llamada por su nombre original y que han tenido que eliminar la palabra “Slave I” de sus productos, después que el último modelo lanzado por la compañía vaya a salir al mercado como “La nave de Boba Fett”.

Esto significa que lo más probable sea que los fans de Star Wars no vuelvan a escuchar el nombre de la nave del cazarrecompensas en futuras producciones como El libro de Boba Fett, el spin-off de The Mandalorian que llegará a Disney+ a finales de 2021.

Los memes y críticas ante lo que muchos consideran un exceso de corrección política por parte de la compañía del ratón tampoco se han hecho esperar. Otros, sin embargo, se han mostrado bastante comprensivos y respetan y respaldan la decisión del estudio.

Tags: ,

Related Article

No Related Article

0 Comments

Leave a Comment